01-06-2007

PR015 -- Cómo Ensalzar al Amor según YES

Según el diccionario inglés-español, “magnification” significa “ampliación”. Tiene que ver con las lentes de aumento, que en inglés se llaman “magnifiers”.
Según el diccionario de la lengua española, “magnificar” significa “engrandecer, alabar, ensalzar”, lo que no necesariamente tiene que ver con las lentes de aumento.


Y existen también las pìezas musicales pertenecientes al género llamado “Magnificat”, que es música coral religiosa basada en un pasaje bíblico del evangelio de Lucas, que comienza con la sentencia latina “Magnificat anima mea Dominum”, que significa “mi alma proclama la grandeza del Señor”.


Cuando uno escucha Magnification, el último disco de estudio de Yes, publicado el año 2001, no siente una suerte de fervor religioso, pero en todo caso el espíritu se engrandece, se magnifica, porque el disco completo está dedicado a ensalzar, a alabar el amor. Todos los temas del disco están dedicados al amor y a hablar de su grandeza, como el gran dios que debe unir a los seres humanos.


Ya de partida, uno de los detalles que llama la atención es que la banda en esta oportunidad no incluye un tecladista entre sus filas, sino que de plano incorpora a una orquesta sinfónica. Las pocas piezas que incluyen piano son interpretadas por Alan White.





Las canciones están compuestas y arregladas para ser interpretados por la orquesta sinfónica, no se trata de un simple acompañamiento o una adaptación posterior, sino que es música sinfónica, tocada por una orquesta sinfónica dentro de la que los propios instrumentos de la banda pasan a ser más instrumentos de la orquesta. Para esto, la banda contó con el afamado director Larry Groupé, quien tuvo a su cargo los arreglos.


El disco comienza con la canción que le da nombre y que es la pieza central de la obra, "Magnification". Esta nos da inmediatamente una completa pintura de todo lo que representa este disco para la banda; con la orquesta en su totalidad y esas guitarras inconfundibles, nos hablan del amor en todos sus versos, como en:


A symbol is planted
On the brow of every child
To justify, to magnify
To realize that everything is love


Y ese estribillo cantado a todo pulmón por Jon Anderson:



Magnificate, magnification
Magnificate, magnification
First you’re smaller being alive
Growing taller learn to survive
Magnificate, magnification
Magnificate, magnification
First you’re smaller being alive
Growing taller learn to survive



"Spirit of Survival" es una canción más rockera, con el bajo de Chris Squire otorgándole un sentimiento casi amenazante. La orquesta suena casi como música incidental tomada de escenas de batalla en películas de acción, lo cual pareciera ser la especialidad de Larry Groupé. Una interesante pieza, que es seguida por el tema más light, más poppero del disco, “Don’t Go”, cuya temática habla sobre relaciones amorosas quebrantadas. Nuevamente, la voz de Jon es muy clara y la guitarra de Steve es mucho más liviana. La orquesta se toma una especie de descanso en esta pieza, proveyendo sólo algunas cuerdas y vientos durante los coros.

La siguiente pieza, "Give Love Each Day", parte con una introducción orquestal de dos minutos hasta que comienza la banda casi tímidamente guiada por el bajo de Chris. La orquesta mantiene plenamente su protagonismo durante toda la canción, que parte bastante quieta pero se va moviendo en un in crescendo hacia el final, conformando uno de los puntos más altos del disco. Ciertamente una canción hermosísima.

Después de eso se nos viene la canción de Chris, “Can You Imagine”, guiada desde el comienzo por el piano de Alan. Esta es una pieza interesante no sólo porque Squire comparte el rol de primera voz con Anderson, sino porque es un tema escrito durante el período comprendido entre Drama y 90125, en el cual Chris y Alan hicieron equipo con Jimmy Page, en su proyecto de corta existencia XYZ (exYes/Zeppelin). Es una muy buena canción, lo único malo es que es demasiado cortita, cuando uno espera más de ese gran monstruo de Squire.

Las siguientes tres canciones nos hacen entrar en una especie de letargo al medio del disco, con “We Agree”, “Soft As A Dove” y “Dreamtime”. Son canciones bonitas, siendo la segunda muy tierna, siempre en la temática del amor, con un aire de madrigal que suena muy cristalino y agradable. La última tiene un comienzo muy prometedor, pero se cae bastante en su cuerpo. Hacia el final, el tema es rescatado por una sección instrumental que bien vale la pena haber escuchado los ocho minutos anteriores.

Afortunadamente, llega al rescate el que es, para mi gusto, el punto más alto del disco: “In The Presence Of”. Una de las más bellas piezas compuestas por Yes, dividida en partes que son “Deeper”, “Death Of Ego”, “True Beginner” y “Turn Around And Remember”. Esta larga pieza nos evoca la sensación de los diferentes períodos musicales en la historia de la banda, pasando por pasajes que recuerdan a Relayer, Tales From Topographic Oceans y Going For The One. Si bien es cierto, la orquesta sinfónica está siempre presente y los arreglos proporcionan mucho color a la música, el soporte completo de la canción pasa por la banda, las guitarras de Steve (su Gibson Les Paul, su pedal steel y su mandolina), el potente bajo de Chris y el perenne ritmo de Alan.

Este es ciertamente el punto más alto del disco, que es coronado con “Time Is Time”, en un tinte bastante similar al de “Soft As A Dove”, con la banda respaldada por un cuarteto de cuerdas. Una hermosa melodía para concluir este estupendo disco.

El disco, en general, es para los fieles seguidores de Yes, nostálgicos de su etapa más sinfónica. Representa, desde mi particular punto de vista, una excelente cumbre en la persistente madurez de esta banda y debe ser un must en la colección de todo amante de la banda. Si bien es cierto habría sido extraordinario contar con Rick Wakeman en estas grabaciones, la contribución de Larry Groupé se demuestra positivamente en los muy bien logrados arreglos y en la adición de esas nuevas texturas a la música de Yes. No se escuchan en este disco pirotecnias individuales de ninguno de los músicos; no se puede hablar del solo de guitarra de Steve o del bajo de Chris. En su lugar, ellos han madurado a tal punto que la “música de Yes” es lo único importante. De la misma forma, la voz de Jon está casi mejor que nunca, su registro de contralto se nota que lo cuida perfectamente bien. Esperemos que continúe de esa forma en muchos discos más de Yes por venir.

Existen, hasta donde sé, cuatro versiones diferentes del CD, tres de las cuales contienen bonus CD gratuitos. La versión que les presento aquí trae un bonus CD con versiones en vivo de “Close To The Edge”, “Long Distance Runaround” y de “Gates Of Delirium”, del Masterworks Tour.








Track Listing
1. Magnification (7:15)
2. Spirit Of Survival (6:02)
3. Don't Go (4:27)
4. Give Love Each Day (7:44)
5. Can You Imagine (2:58)
6. We Agree (6:30)
7. Soft As A Dove (2:18)
8. Dreamtime (10:45)
9. In the Presence of (10:24)
i) Deeper
ii) Death of Ego
iii) True Beginner
iv) Turn Around and Remember
10. Time Is Time (2:09)

Total Time: 60:33

Line-up/Musicians
- Jon Anderson / lead vocals, MIDI guitar, acoustic guitar
- Steve Howe / acoustic & electric guitars, steel, mandolin, vocals
- Chris Squire / bass guitars, vocals, lead vocal on "Can You Imagine"
- Alan White / drums, percussion, piano, vocals



3 comentarios:

GELP dijo...

buena sir, lindo review..
cuando logre terminar con Wakeman le pegare una oida, el q tengo yo esta en mala calidad y no tiene las canciones extras.. asiq se aprecia mucho el aporte
un abrazo

Giovanni dijo...

Es imposible no oir el disco con esa descripción...Muchas Gracias por el aporte!!.
Abrazos.

Diegales dijo...

hola Mr. Lawn
yo también pensé que el significado de "Magnification" quería decir algo m{as que "aplicación" y asi resultó ser... el disco es muy hermoso, creo que es el mejor desde Going for the One de 1977 y a pesar de la ausencia de Rick Wakeman las piezas resultaron impecables con la orquesta sinfónica. Me encanta la grandeza de este album ciertamente como usted dice, In the Presence Of recuerda a Tales From Topographic Oceans y Going for the One pero no creo que recuerde mucho a Relayer...
Mi favorita es Give Love Each Day, es bellísima, ese preludio sinfónico es el mismo que se tocó en el cincierto del Symphonic Live en Amsterdam, empieza con la hermosa voz de Jon y esta mejor que nunca, esa canción se levanta por si sola, es como una aurora que nos despierta a todos y nos pone a cantar con su cálido ritmo terminando con el bello himno:
Give Love Each Day! Give Love Each Day! Give Love Each Day!
que bello sería si todo el mundo pudiera apreciar como nosotros lo especial que es la música de Yes y sus bellos mensajes, mi vida ha cambiado desde que me he vuelto fan de esta eminencia de la música
Gracias por su aporte
Saludos